LAS CAUSAS DE LOS DOLORES

Con el dolor se sufre y se manifiesta el desanimo. Más con Dios podemos ser fortalecidos en nuestras penas.

El dolor señala una sensación molesta, aflictiva y por lo general desagradable en el cuerpo o el espíritu. Puede tratarse, por lo tanto, de una experiencia sensorial y objetiva en el dolor físico o emocional y subjetiva el dolor anímico. El dolor es un indicador de que algo no va bien en nuestro cuerpo. Es una señal que nos envía nuestro organismo para que lo atendamos y pongamos una solución, para no poner en peligro nuestra vida. Hay dolores permanentes o temporales, cuando sentimos dolor en nuestro cuerpo se resiente, sufriendo por la causa de lo que se desarrolla en lo sentimental. Para remediar el dolor hay que calificarlo del uno al diez, y dependiendo de la intensidad. Recuerdo una ocasión que tuve que ingresar al hospital por causa de un dolor producido por un calculo en un riñón. Me suministraron una medicina fuerte llamada morfina, este medicamento relaja el cuerpo, llevándolo a reducir el dolor, pero no es la cura de su causa, ya que una vez qué pasa el efecto el dolor regresa, de ahi la necesidad de buscar lo que lo produce el dolor para contrarrestarlo. En mi caso vieron el tamaño de la piedra que arrojaba el riñón y me intervinieron para extraerla. Mas el dolor no siempre trae un efecto contrario a nuestra vida. Te doy un ejemplo la mujer cuando va a dar a luz , Dios destino que sintiera dolor de parto. Mas una vez nace el hijo trae una gran alegría. Todo nacimiento de una vida , causa dolores de parto, pero una vez la criatura nace trae una bendición nueva de vida y remedia todo dolor.

A la mujer dijo: En gran manera multiplicaré tu dolor en el parto, con dolor darás a luz los hijos; y con todo, tu deseo será para tu marido, y él tendrá dominio sobre ti. Génesis 3:16.

Esta orden se dio en el huerto del Eden, cuando por causa de la desobediencia Dios le mando este dolor a la mujer. Ahora la segunda orden es que el hombre tuviera dominio sobre ella y que fuese para su marido. Esta orden de igual manera a causado muchos dolores en la vida actual. Ya que en ocasiones hay hombres que abusan de sus esposas y no saben cuidarlas si no maltratarlas. O al revés hay mujeres que no quieren aceptar esto y se vuelven agresivas con los hombres. Solo se causan dolor el uno con el otro. Muchos divorcios ocurren y familias se destruyen por causa de no aliviar un dolor. Por no entender el cuidado que esto merece en la integración de una familia. En ocaciones los hijos son afectados sufriendo los cambios que conlleva una separación y solo se presentara un dolor emocional que puede afectar su futuro. Mas aquí les presento los cuatro fundamentos necesarios para evitar el dolor y poder así ser una familia feliz y próspera en bendiciones.

Esposas, sujétese cada una a su esposo como corresponde a quienes pertenecen al Señor. Maridos, ame cada uno a su esposa y nunca la trate con aspereza. Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque eso agrada al Señor. Padres, no exasperen a sus hijos, para que no se desanimen. Colosenses 3:18-21

La misma tierra sufre dolores de parto por el daño que le estamos causando. No somos conscientes de cuidarla y la estamos contaminando continuamente. Abusamos de la creación con residuos que destruyen la naturaleza. El cual los mas afectados somos nosotros mismos . El Gran Libro expresa este sufrimiento de esta manera.

Pues sabemos que la creación entera a una gime y sufre dolores de parto hasta ahora. Y no sólo ella , sino que también nosotros mismos, que tenemos las primicias del Espíritu, aun nosotros mismos gemimos en nuestro interior, aguardando ansiosamente la adopción como hijos, la redención de nuestro cuerpo. Romanos 8:23

Los dolores del alma afectan el estado anímico, llevando muchas veces a la persona a depresiones, tristezas y frustraciones; que afectan un dolor intenso en nuestro corazón, que es donde se albergan los sentimientos y emociones revueltas. Hay quienes buscan refugios para tratar este dolor, en el alcohol y las drogas. Es ahi donde el desespero produce un efecto anímico y muchos quieren remediarlo causando mas dolor a su vida. Que solo lo podrán ocultar por un poco de tiempo, pero una vez se pase el efecto el dolor permanece.

Mi alma, pues, escoge la asfixia, la muerte, en lugar de mis dolores. Job 7:15.

Los dolores del alma solo se alivian, cundo permitimos que Dios entre a tomar control de nuestra mente y emociones. Cuando decidimos fórmanos en una esperanza llena de paz que producirá una fe , para solucionar los dolores de la vida. Tanto emocionales como del cuerpo. Por esto es necesario la oración como medicina del dolor del alma.

Jabes invocó al Dios de Israel, diciendo: ¡Oh, si en verdad me bendijeras, ensancharas mi territorio, y tu mano estuviera conmigo y me guardaras del mal para que no me causara dolor! Y Dios le concedió lo que pidió. 1 Crónicas 4:10.

Los dolores del alma surgen porque nos aferramos a las experiencias como un todo, ya sean agradables o desagradables. Lo placentero no queremos que se vaya y, extrañamente, lo doloroso lo alimentamos porque encontramos ciertos beneficios ocultos que están allí. Nuestro corazón es el que mas se afecta cuando los dolores anímicos se manifiestan , y creemos evitarlos con fingir y aparentar que no estamos sufriendo. Mas en el silencio de tu cuarto el dolor se manifiesta en el alma.

Aun en la risa, el corazón puede tener dolor, y el final de la alegría puede ser tristeza. Proverbios 14:13.

Por esto si nos depositamos en el Señor, el te dará la medicina necesaria para tener paz a nuestra alma y no sentir tristeza.

ORACIÓN

Descubro mis dolores delante de ti oh Dios. Sabiendo que tu traerás sanidad a mi cuerpo afectado y mi alma angustiada. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario