EL HOMBRE FELIZ

La felicidad no busca poder económico, busca a hombres dispuestos a compartirla con ella. Disfrutar de lo poco es aprender a ser feliz de lo mucho.

La felicidad es un estado del ánimo que supone una satisfacción. Quien está feliz se siente a gusto, contento y complacido. De todas formas, el concepto de felicidad es subjetivo y relativo. No existe un índice de felicidad o una categoría que haya que alcanzar para que alguien se considere como una persona feliz. El ser humano suele sentir felicidad cuando alcanza sus objetivos y cuando logra solucionar los distintos retos que se enfrenta en su vida cotidiana. En los casos en que esto no se logra, se produce la frustración que lleva a la pérdida de la felicidad.

Bienaventurado el hombre que halla sabiduría y el hombre que adquiere entendimiento; porque su ganancia es mejor que la ganancia de la plata, y sus utilidades mejor que el oro fino. Es más preciosa que las joyas, y nada de lo que deseas se compara con ella. Larga vida hay en su mano derecha, en su mano izquierda, riquezas y honra. Sus caminos son caminos agradables y todas sus sendas, paz. Es árbol de vida para los que de ella echan mano, y felices son los que la abrazan. Proverbios 3:18.

Muchos piensan que el dinero produce felicidad, aunque sabemos que es necesario para cubrir nuestras necesidades materiales, si no se sabe controlar , puede ser la raíz de todos los males. Cualquier oportunidad es buena para disfrutar de un tiempo especial de diversión y alegría. La felicidad es un síntoma de alegría, causando un motivo de poder compartirla con los demás, cuando se refleja en nuestro cuerpo a través de la risa , los cánticos, los bailes, se puede expresar la felicidad que sentimos, el poderle sonreír a la vida nos lleva a un estado de satisfacción interno por un determinado momento. Solo podemos alcanzar la felicidad permanente , cuando encontramos La Paz interior, esta se refleja en el alma, y está basada en la riqueza espiritual, que nos lleva a ver la vida diferente, solo se encuentra a travez de una relación con Dios.

Entonces nuestra boca se llenó de risa, y nuestra lengua de gritos de alegría; entonces dijeron entre las naciones: Grandes cosas ha hecho el Señor. Salmos 126:2 .

Te has preguntado cómo puede ser feliz una persona siendo pobre. Es difícil responder con teorías. Yo los invito a contemplar a Jesús. Yo creo que Jesús es inmensamente feliz y sin embargo es pobre. Nuestro creador nos invita todos los días a disfrutar de la alegría incomparable que se experimenta al tener a Jesús en el corazón. ¡Él puede transformar nuestras tristezas en baile! ¡Sanar nuestras heridas emocionales con su amor! ¡Cambiar las amarguras y darle sabor a nuestra vida! ¡Un corazón lleno de felicidad desde el momento en que recibimos a Jesús como nuestro Dios y Salvador! . Por esto aun que no se tengamos dinero. El poder albar a Dios en medios de cada situación nos traerá paz y esta se reflejara en nuestro interior con lo cual una sonrisa siempre sera su reflejo. Por esto la felicidad no busca poder económico , busca a hombres dispuestos a compartirla con ella. De ahi que Dios trasforma tu tristeza en alegría y tu llanto en sonrisas. Aprender a ser feliz con lo poco. Traerá satisfacción a nuestra alma y alegría a nuestro corazón. Termino con la oración del Salmo 30:10-12.

ORACIÓN

Escucha, oh Señor, y ten piedad de mí; oh Señor, sé tú mi socorro. Tú has cambiado mi lamento en danza; has desatado mi cilicio y me has ceñido de alegría; para que mi alma te cante alabanzas y no esté callada. Oh Señor, Dios mío, te alabaré por siempre. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario