QUE RÁPIDO SE ESTA PERDIENDO LA INOCENCIA

La curiosidad es la forma de matar la inocencia. Porque el conocimiento entra y te lleva a ver lo bueno y lo malo de la vida

Es un término que describe la carencia de culpabilidad de una persona. Puede también ser utilizada para indicar una carencia general de culpabilidad con respecto a cualquier clase de crimen, de pecado o de fechoría. De igual manera se puede describir la inocencia en muchas ocaciones que es la falta de conocimiento sobre un propósito trazado. En contraste con la ignorancia, la inocencia se toma generalmente como un término positivo, denotando una visión dichosamente positiva del mundo. En particular una en que la carencia de conocimiento proviene de una vida de maldad. Mientras que el mayor conocimiento proviene de hacer malo. Cuando el hombre se convierte en querer explorar lo que no conoce, por querer descubrir de donde viene su procedencia y poder o qué averiguar que hay detrás de u n telón escondido de la vida. Las ansías de curiosidad lo lleva en ocaciones a que su inocencia fuese quitada, por medio de el conocimiento . Esto ocurrió en el Huerto del Eden , con Adan y Eva.

Y ordenó el Señor Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer, pero del árbol del conocimiento del bien y del mal no comerás, porque el que de él comas, ciertamente morirás. Génesis 2:17 .

En la creación del hombre la inocencia de Adan y Eva , los llevaban a una dependencia de DIOS en toda su existencia. Hasta que entro la curiosidad y los llevó a probar de lo prohibido, de aquel árbol que tenia una revelación por la cual ellos querían saber si podían ser como Dios. Cuando la serpiente los tentó esa fue la frase que utilizo para que llegaran a probar del fruto prohibido. Este es el del el conocimiento del bien o del mal. Desde ese momento dicha curiosidad los llevo a una sentencia de culpabilidad que tubo como resultado la muerte.

La serpiente era el más astuto de todos los animales salvajes que el Señor Dios había hecho. Cierto día le preguntó a la mujer:—¿De veras Dios les dijo que no deben comer del fruto de ninguno de los árboles del huerto? —Claro que podemos comer del fruto de los árboles del huerto —contestó la mujer—.Es solo del fruto del árbol que está en medio del huerto del que no se nos permite comer. Dios dijo: “No deben comerlo, ni siquiera tocarlo; si lo hacen, morirán”. —¡No morirán! —respondió la serpiente a la mujer—.Dios sabe que, en cuanto coman del fruto, se les abrirán los ojos y serán como Dios, con el conocimiento del bien y del mal. La mujer quedó convencida. Vio que el árbol era hermoso y su fruto parecía delicioso, y quiso la sabiduría que le daría. Así que tomó del fruto y lo comió. Después le dio un poco a su esposo que estaba con ella, y él también comió. Génesis 3:1 -6.

La inocencia de un niño en sus primeros años, es muy pura y tierna, ya que carecen conocimiento de la vida. No hay maldad en el; sabe olvidar pronto cualquier ofensa y siempre buscará las caricias de sus padres, a pesar que los regañen. Su forma de actuar es sin rencor y sin odio, un niño no de vuelve mal por mal, esto lo podemos ver en sus primeros meses de vida. Ya que cuando empieza a ser curioso y querer alcanzar conocimiento, su estilo de vida empieza a cambiar, dicha curiosidad los lleva a desobedecer a sus padres. Es ahi donde el conocimiento de lo bueno y lo malo entra en su desarrollo y empieza en ellos la obediencia o desobediencia, la cual comienza a ser parte de un crecimiento. Jesucristo tenia claro la inocencia de los niños en aquel entonces. Cuando ellos se acercaron a conocerlo. El les dijo a los discípulos.

En aquel momento se acercaron los discípulos a Jesús, diciendo: ¿Quién es, entonces, el mayor en el reino de los cielos? Y El, llamando a un niño, lo puso en medio de ellos, y dijo: En verdad os digo que si no os convertís y os hacéis como niños, no entraréis en el reino de los cielos. Así pues, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos. Y el que reciba a un niño como éste en mi nombre, a mí me recibe. Pero al que haga tropezar a uno de estos pequeñitos que creen en mí, mejor le sería que le colgaran al cuello una piedra de molino de las que mueve un asno, y que se ahogara en lo profundo del mar. Mateo 18:6.

Mas hoy con el avance tecnológico los niños quieren descubrir a muy temprana edad lo que creen que es el conocimiento. Por esto me atrevo a decir que el árbol de la vida del bien y el mal , hoy esta sembrado en la mitad de todo el mundo, este es la tecnología de la comunicación a travez de los diferentes medios; television, tabletas y teléfonos celulares. El cual declaran la tentación a muchas personas incluyendo a los niños, para alcanzar un conocimiento mas rápido. Hoy veo a muchos padres entregándoles el celular a sus hijos a muy temprana edad para que se tranquilicen, como una forma de llevarlos en paz. Es más muchos no están pendientes de lo que observan por ese medio. El cual los llevan a estos muchachos a desarrollar una curiosidad en lo que no tienen que ver. Cuando lo hacen su inocencia se desvanece y el conocimiento entra rápidamente a su mente. Por esto recomiendo a los padres que ayuden a sus hijo a ser formados con una buena educación, esto es prestarles mucha atención de lo que están viendo, para que puedan tener tiempo de calidad con ellos para enseñarles los buenos consejos de la vida y los tiempos para cada ocasión. No los descuiden dándoles acceso a tanta información rápida que se da por de aquel árbol tecnológico que esta sembrado en el mundo moderno de hoy ya que esta acabando con la inocencia de muchos niños a muy temprana edad. Padre te recomiendo dar ejemplo con tu vida a conservar la inocencia del pecado en tu hogar. Ya que este puede entrar muy sutilmente a tu vivienda y arrastrar de una forma desmedida todo lo que Dios te proveyó, incluyendo lo mas querido de tu vida que es tu familia. De ahi que Jesucristo vio la importancia que los adultos seamos como los niños, sin pecado ni maldad, buscando las caricias De Dios Padre, que nos consuela y perdona. Jesucristo nos dio ejemplo, El siendo inocente de pecado se crucificó para limpiarnos de toda maldad. Por lo cual El también es poderoso para salvar para siempre a los que por medio de El se acercan a Dios, puesto que vive perpetuamente para interceder por nosotros.

Porque convenía que tuviéramos tal sumo sacerdote: santo, inocente, inmaculado, apartado de los pecadores y exaltado más allá de los cielos, que no necesita, como aquellos sumos sacerdotes, ofrecer sacrificios diariamente, primero por sus propios pecados y después por los pecados del pueblo; porque esto lo hizo una vez para siempre, cuando se ofreció a sí mismo. Hebreos 7:27.

La inocencia es la carencia de culpabilidad. Mas tú decides en la vida de como conservarla. No te dejes arrastrar por el conocimiento y la curiosidad , que es la que esta destruyendo muchas vidas. Aprende de lo bueno para evitar caminar por lo malo.

ORACIÓN :

Jesucristo, Tu sangre inocente que derramaste en la cruz me limpia de toda maldad, purificándome en un nacimiento nuevo, lleno de inocencia para salvación. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario