DERROTAR VRS DERROTADO.

El miedo paraliza y nos derrota. Mas el el valiente aprende a perder para lograr conocer al enemigo y poder derrotarlo. Todo es cuestión de actitud.

Podemos tener dos acciones en este verbo, es que es derrotar o derrotados. Cuando enfrentamos la vida vivimos momentos donde nuestras batallas o problemas nos producen un sentido de derrotar o ser derrotados. En la primera es cuando le ganamos a las circunstancias y le salimos adelante a la vida. Mas la segunda es cuando la aflicción cubre nuestro entorno y nos destroza nuestras emociones, estancado nuestra vida para no buscar la forma de proceder para salir adelante. Es la acción y efecto de derrotar o ser derrotado. Por su parte la primera, hace referencia a vencer y ganar. Mas la segunda a perder y ser vencido. En un enfrentamiento siempre existe el que derrota y el derrotado. Mas en ambas partes si sabemos valóralas podemos aprender de la vida. Ya que tanto el que gana podrá seguir luchando con valentía, y el que pierde conocerá mas a su rival, para hacer después mejores estrategias para aprender a vencerlo.

¡Ay de ti que destruyes, y no has sido destruido; y de aquel que es pérfido, cuando otros no actuaron con perfidia contra él! Cuando termines de destruir, serás destruido; cuando acabes de actuar con perfidia, con perfidia actuarán contra ti. Isaías 33:1.

Las luchas constantes de la vida nos llevan hay veces a sentirnos derrotados por una adversidad, problema o situación que afrontamos, ya sea en el ámbito de la salud, finanzas, social o sentimental. Es ahí donde muchas veces tenemos que tomar las fuerzas necesarias y hacer estrategias para poder ganar la guerra y derrotar al opresor, teniendo la actitud correcta para poder aprender alcanzar las victorias. ¡ Perder es aprender a ganar! . Mas si no quedamos paralizados mirando mas el problema que la solución , entonces es muy posible que las circunstancias nos derroten.

Voluntariamente sacrificaré a ti; alabaré tu nombre, oh Señor, porque es bueno. Porque El me ha librado de toda angustia, y mis ojos han visto a mis enemigos derrotados . Salmos 54:7.

Nuestra batallas cotidianas solo las podemos vencer cambiando de actitud, ella es la base más importante de un buen guerrero, desarrollando valentía y vigor para poder tener un buen plan de estrategias en medio de cada batalla, para afrontar al enemigo y obtener la victoria sobre el. No te quedes parado cuando has tenido un perdida, levanta tus ánimos ya que el Señor tendrá para ti mas victorias. Solo si decides aprender de sus estrategias podrás enfrentar cada batalla como un soldado valiente que no se rinde ante las circunstancias que la vida le presenta . Y los triunfos te alcanzaran de victoria en victoria de la mano de Dios.

Pero tú, oh Señor, ten piedad de mí y levántame, para que yo les pague como se merecen. Por esto sé que conmigo te complaces, porque mi enemigo no canta victoria sobre mí. Salmos 41:11.

En el ámbito espiritual, diariamente tenemos batallas, donde el enemigo de nuestras almas quiere derrotarnos. El disfraza el pecado y nos tienta para que caigamos, para que seamos vencidos por su plan maléfico; teniendo un ejército de demonios que dispuestos a obedecerle para destruirnos. Mas son mayores Los Ángeles del Señor , con el cual nos podemos aliar a ellos, pidiéndole a Dios que los envíen para cuidarnos en cada batalla y así lograr vencer el pecado. Recuerda que tienes un Príncipe de príncipes este es Jesucristo, el cual siempre que levanta su espada , derrota a nuestro adversario.

Porque nuestra lucha no es contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los poderes de este mundo de tinieblas, contra las huestes espirituales de maldad en las regiones celestiales. Por lo tanto, pónganse todas las piezas de la armadura de Dios para poder resistir al enemigo en el tiempo del mal. Así, después de la batalla, todavía seguirán de pie, firmes. Efesios 6:12-13.

Sentirse derrotado es un síntoma de frustración, angustia y desespero. Cuando esto te llegue has un pare en tu vida, medita y piensa; de como vencer al enemigo, no te apresures se cauteloso para poder afrontarlo, analizando sus debilidades donde podrás encontrar sus debilidades para obtener el triunfo. De ahí la importancia de tener a Dios como aliado en toda batalla, sabiendo que el nos dará la un buen plan para derrotar a nuestro adversario. Entonces la victoria será del Señor.

No digáis: «Hemos hallado sabiduría; Dios lo derrotará, no el hombre.» Job 32:13.

De ahi que en derrotar , se toma en cuenta la situación del vencido para describir su acción. Mas en la derrota, nos predomino una acción del vencedor.Para aprender a tener éxitos en la vida debemos de aprender de las derrotas para saber derrotar.

ORACIÓN

De tu mano o Dios, llega la victoria, donde podemos derrotar a nuestro adversario, me uno a tu ejercito sabiendo que tu tendrás un gran plan para vencerlo. Amén.

Compartir:

Deja un comentario