LA SUPREMACÍA DE DIOS.

Lo infinito es finito, lo existencial es creado. Más lo Supremo solo le corresponde al Todo Poderozo. Al que hizo los cielos, la tierra y todo lo creado. Su nombre es El Gran Yo Soy.

Dios es de una existencia eterna sin principio ni fin, solo es, es lo divino, lo perfecto. Es la presencia perfecta del amor. El es el autor de la vida, la creación y sobretodo el Rey del universo. Siempre lo encontramos a nuestro lado. Camina con nosotros y esta pendiente de toda nuestra existencia. Mas debemos de ser capaces de reconocer su existencia en nosotros, de darle lo mejor de nuestra vida en agradecimiento. Es la fuerza por la cual el universo se mueve, es el potencial de la energía celeste, con la cual produce en nosotros esperanza, paz y amor. Su nombre no se pronuncia, por que su majestad es eterna y para siempre.

Y dijo Dios a Moisés: YO SOY EL QUE SOY. Y añadió: Así dirás a los hijos de Israel: «YO SOY me ha enviado a vosotros.» Éxodo 3:14.

Es El, el principio de un todo, el hacedor del universo, el Supremo, el Superior. El Omnipresente, por que está en todo lugar. El Omnisciente , por que lo sabe todo. Y el Omnipotente, por que posee todo el poder. Una deidad que no es natural por sus características espirituales y poder. Se le describe como el Todo Poderozo, con un amor infinito. Pero también es el Fuego Abrazador que consume el don de toda alabanza. Por esto quiero contarles esta historia para que nos demos cuenta de como comparo la existencia de el Eterno.

Una vez iba un hombre en su auto por una larga y muy solitaria carretera cuando de pronto su auto comenzó a detenerse hasta quedar estático. El hombre bajó, lo revisó, trató de averiguar qué era lo que tenía. Pensaba que pronto podría encontrar el desperfecto que tenía su auto pues hacía muchos años que lo conducía; sin embargo, después de mucho rato se dio cuenta de que no encontraba la falla del motor. En ese momento apareció otro auto, del cual bajó un señor a ofrecerle ayuda. El dueño del primer auto dijo: -Mira este es mi auto de toda la vida, lo conozco como la palma de mi mano. No creo que tú sin ser el dueño puedas o sepas hacer algo. El otro hombre insistió con una cierta sonrisa, hasta que finalmente el primer hombre dijo: -Está bien, haz el intento, pero no creo que puedas, pues este es mi auto. El segundo hombre echó manos a la obra y en pocos minutos encontró el daño que tenía el auto y lo pudo arrancar. El primer hombre quedó atónito y preguntó: -¿Cómo pudiste arreglar el fallo si es MI auto?. El segundo hombre contestó: -Verás, mi nombre es Felix Wankel… Yo inventé el motor rotativo que usa tu auto. Cuántas veces decimos: Esta es MI vida; Este es MI destino, esta es MI casa… Déjenme a mí, sólo yo puedo resolver el problema!. Al enfrentarnos a los problemas y a los días difíciles creemos que nadie nos podrá ayudar pues «esta es MI vida».
Pero… Te voy a hacer una pregunta: ¿Quién hizo la vida?.

Sólo aquel que es el autor de la vida y el amor, puede ayudarte cuando te quedes tirado en la carretera de la vida.

Saber que DIOS esta presente en todo momento para ayudarnos, es el mayor privilegio que el hombre tiene. Solo hay que reconocerlo cuando el actúa en nuestra vida y darle gracias.

En ese día conoceréis que yo estoy en mi Padre, y vosotros en mí, y yo en vosotros. El que tiene mis mandamientos y los guarda, ése es el que me ama; y el que me ama será amado por mi Padre; y yo lo amaré y me manifestaré a él. Juan 14:20-21.

Que privilegio es poder contar con un Padre celestial, saber que por El fueron creados los cielos y la tierra, que no importa lo que suceda siempre estará atento a nuestras oraciones, plegarias y alabanzas.

ORACIÓN .

Gracias te doy oh DIOS, por todo lo que haces en nuestra vida, saber que tu me conoces, que estas presente para mi en todo momento y que tienes el poder para ayudarme en toda ocasión. Amén.

Compartir:

Deja un comentario