EL HOMBRE AGRADECIDO

El hábito más simple y fácil para vivir más feliz y más tranquilo, es dedicar unos minutos cada día en concentrarnos en lo que ya hace parte de nuestras vida y agradecer por ello.

Ser agradecido conlleva a poder disfrutar la vida diferente, poder sonreírle a las cosa insignificantes, sabiendo que cada una de ellas será un río lleno de bendiciones a nuestra vida. La gratitud viene acompañada de otros sentimientos como el amor, fidelidad, amistad, y la persona muestra afecto a través de acciones o palabra concretas. Por eso cada momento que vivimos y cada tiempo que pasa debemos ser agradecidos con Dios, por permitirnos vivir

Así que, recibiendo nosotros un reino inconmovible, tengamos gratitud, y mediante ella sirvamos a Dios agradándole con temor y reverencia”. (Hebreos 12:28).

El hombre agradecido siempre encontrara una razón de vivir, ya que su forma de ver todo lo que lo rodea le mostrará el por que de lo que ocurre para dar gracias.

Dios creó al Burro y le dijo: «Serás burro trabajarás incansablemente de sol a sol cargando bolsas en el lomo, comerás pasto, y no tendrás inteligencia….vivirás 40 años. «Serás Burro». El burro contestó: «Seré burro pero vivir 40 años es demasiado. Dame apenas 20 años».Dios se lo concedió. Dios creó al Perro y le dijo: «Cuidarás las cosas de los hombres y serás su mejor amigo, comerás los huesos que te den…vivirás 25 años. «Serás Perro». El perro contestó: Señor, vivir 25 años es demasiado. Dame apenas 15 años».Dios se lo concedió. Dios creó al Mono y le dijo: «Serás mono, saltarás de rama en rama, haciendo payasadas, serás divertido y vivirás 20 años. Serás Mono.

El mono contestó: «Señor, vivir 20 años es demasiado. Dame solamente 10 años».Dios se lo concedió. Finalmente…Dios creó al Hombre y le dijo: «Serás hombre, el único ser racional sobre la faz de la tierra, usarás la inteligencia para sobreponerte a los animales. Dominarás el mundo y…..vivirás 30 años» . El hombre respondió:

«Señor, seré el hombre pero vivir 30 años es muy poco… Señor dame los 20 años que el burro rechazó, los 10 que el perro no quiso y los 10 del mono…» Así lo hizo Dios.

Y desde entonces el hombre vive 30 años como hombre. Se casa y pasa 20 años como burro, trabajando y cargando todo el peso al hombro. Después se jubila y vive 10 años como perro cuidando la casa para luego llegar a viejo y vivir 10 años como mono saltando de casa en casa o de hijo en hijo haciendo payasadas para divertir a los nietos. Y agradecidos con DIOS por habernos permitido vivir cada momento.

La gratitud es la puerta abierta a la felicidad de los años, dejándonos disfrutar de cada momento que vivimos agradecidos.

Y que la paz que viene de Cristo gobierne en sus corazones. Pues, como miembros de un mismo cuerpo, ustedes son llamados a vivir en paz. Y sean siempre agradecidos. Que el mensaje de Cristo, con toda su riqueza, llene sus vidas. Enséñense y aconséjense unos a otros con toda la sabiduría que él da. Canten salmos e himnos y canciones espirituales a Dios con un corazón agradecido. Y todo lo que hagan o digan, háganlo como representantes del Señor Jesús y den gracias a Dios Padre por medio de él. Colosenses 3:15-17

La razón es que una persona agradecida se enfoca únicamente en lo que tiene, y no en lo que le hace falta o en lo que añora. Evitar compararnos con los demás hace a uno más feliz. Esto hace a uno más consciente de lo que hay a su alrededor para valóralo. Dando las gracias cada día evita que uno piense en el miedo y también lo hará repudiar las disputas y la violencia. Además, ser agradecido en la vida es la única manera de no frustrarse cuando ésta se pone difícil y presenta contrariedades. Solo hay una sala acción por la cual podemos vivir en paz y feliz, es poder estar agradecidos con DIOS.

ORACIÓN

Señor. Te doy gracias por cada momento de mi vida, la cual me has permitido vivir en medio de cualquier sircustancia, de las personas que están a mi lado y por las que llegarán, por que tu me has dado la capacidad de reconocer tus favores en cada año que pasa, por la cual debo estar agradecido. Amén.

Compartir:

Deja un comentario