Templanza y Dominio propio

Templanza- Dominio propio

Del latín temperantia, la templanza está relacionada con la sobriedad o moderación de carácter. Una persona con templanza reacciona de manera equilibrada ya que goza de un considerable control sobre sus emociones y es capaz de dominar sus impulsos.

Cuando tú logras manejar tus impulsos emocionales, alcanzas el dominio propio.

Dominio propio, es la capacidad que tenemos de apropiamos de nosotros mismos, es la fuerza intelectual interna para alcanzar el control a nuestras reacciones.

Nos lleva a desarrollar el carácter que tenemos, para tomar las decisiones nesesariad a nuestro bienestar.

Estas son algunas áreas que debemos dominar:

Temperamento, comida, emociones, deseos, ser compulsivo, pensamientos y el pecado.

«Lo más peligroso en la vida , es un hombre sin carácter «

Cuando desarrollamos carácter en nuestras vidas, aprendemos a ser personas con propias decisiones , con dominio para saber responder con determinación ante cualquier circunstancia, a no atemorizarnos ante los demás, si no saber afrontar una verdad equilibrada.

La Templanza, refleja el dominio sobre la voluntad humana y permite poner límites a los deseos generados por el pecado.

Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:7

«Una persona equilibrada, es aquella que aprendido a poner en balanza sus decisiones «

No te dejes acobardar ante las situaciones que te están atemorizando a tomar tus propias decisiones , no las escondas en tu interior con miedo, haciéndote daño a ti mismo, afrontarlas, piedele a Dios que te ayude con dominio propio y templanza , para poder resorberlas con amor y verdad .

«Solo puedes dominar tu mente, cuando te das el tiempo de pensar antes de hablar y actuar»

Una persona sin dominio propio es: agresiva, impulsiva, no piensa para hablar, insegura, miedosa, le pueden sus emociones, se deja llevar más por la mentira, destruye y siempre espera que los demás resuelvan su situación.

«Los límites, determinan la capacidad de dominio propio sobre nuestra vida»

«Los límites míos terminan donde empiezan los de los demás».

Aprender a tener dominio propio nos da: seguridad, confianza, limites, determinación, verdad, carácter, y reflejar el amor de Dios en nuestras determinaciones, ya que es un fruto del Espíritu Santo.

Digo pues: Andad por el espíritu, y no cumpliréis los deseos de la carne”

Gálatas 5: 16

🙏🙏🙏 Oración: decidi hoy a desarrollar carácter en mi vida, sabiendo que encontraré la templanza y el dominio propio que Dios da a travez de su Espíritu Santo. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario