Promesa

Del latín “promissus”, que está conformada por dos partes diferenciadas: el prefijo “pro-“, que es equivalente a “antes”, y “missus”, que es el participio del verbo “mittere”, que puede traducirse como “arrojar”.

Promesa es la expresión de la voluntad de hacer algo por alguien o de cumplir con un cierto sacrificio en caso de conseguir algún logro. Puede entenderse la promesa como un acuerdo entre dos partes a través del cual una de ellas se compromete a realizar algo ante el cumplimiento de una condición o el vencimiento de un plazo.

Hijo mío, si has salido fiador por tu prójimo, si has dado promesa a un extraño si te has enredado con las palabras de tu boca, si con las palabras de tu boca has sido atrapado. Proverbios 6:2

Quiero referirme que cuando hacemos una promesa, es mejor cumplirla, ya que si no lo hacemos, empezamos a producir desconfianza, perdiendo el crédito, el respecto y la falta de palabra.

!!Es mejor no prometer, que prometer y no cumplir!!.

En algún momento nos comprometemos por medio de una promesa, a cumplir o un acuerdo a través de un compromiso, por Ejemplo:

Como cuando nos decimos, yo prometo dejar esto que me esta causando daño, o de igual manera cuando le hablamos a alguien diciendo; yo te prometo que voy a cambiar, para mejorar mi relación.

En cualquiera de estos dos casos, hay un compromiso a cumplir, de lo contrario si no lo haces, te vas engañar a ti o a la otra persona.

El Señor es mi porción; he prometido guardar tus palabras. Salmos 119:57

Cuando le hacemos promesas a Dios, comprometiéndonos ha hacer cambios en nuestras vidas, es mejor cumplirlas, de lo contrario nos llevará a problemas mayores, debido que le hemos engañado, con falsas promesas.

En el gran libros hay miles de promesas que Dios ha echo para nosotros. El siempre cumple su palabra, pero está en nosotros en aceptarlas.

«Que el Señor, el Dios de vuestros padres, os multiplique mil veces más de lo que sois y os bendiga, tal como os ha prometido. Deuteronomio 1:11 .

Oración: Señor Dios y padre bueno , me aferro a tus promesas, sabiendo que ellas traerán bendiciones a mi vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario