Objetivos

Quien quiera conocer a fondo la palabra objetivo que vamos a analizar debe empezar por descubrir el origen etimológico de la misma. Este se halla en el latín y más concretamente en obiectus que se caracteriza porque está formado por lo que es el prefijo –ob que se traduce como “encima o sobre” y el verbo iacere cuyo significado es “lanzar o tirar”.

Un objetivo es el fin último al que se dirige una acción u operación. Es el resultado o sumatoria de una serie de metas y procesos. Se dice que la persona después de haber identificado un objetivo cuyo logro considere importante, tiene que ser capaz de describir las acciones que representen el significado de éste. En otras palabras, ser capaz de describir los resultados específicos que, si se consiguen, le hará asumir que el objetivo también se ha conseguido.

Tenemos que trazarnos objetivos en la vida, ser capaces de trabajar para lograrlos, teniendo presente que vamos a pasar por muchas metas antes de alcanzarlos.

De igual manera una vez los logres, podemos decir que somos exitosos, pero no es recomendable acariciarlos, ya que si lo hacemos se estanca nuestra vida, una vez lo hayas obtenido, ponte en pie por otro nuevo.

Del hombre son los propósitos del corazón, mas del Señor es la respuesta de la lengua. Todos los caminos del hombre son limpios ante sus propios ojos, pero el Señor sondea los espíritus. Encomienda tus obras al Señor, y tus propósitos se afianzarán. Proverbios 16:3.

El desarrollo normal de la vida de una persona se basa en el planteo de una serie de metas y esfuerzos que se encaminan para alcanzarlos. Así, desde la infancia y adolescencia, con las metas escolares, pasando por la vida adulta, con las metas laborales y familiares, hasta la vejez, tratando de sobrellevar la salud, toda la existencia de una persona puede analizarse desde el punto de vista de sus objetivos y el modo de relacionarse con éstos.

Me engrandecí y superé a todos los que me precedieron; también la sabiduría permaneció conmigo. Y de todo cuanto mis ojos deseaban, nada les negué, ni privé a mi corazón de ningún placer, porque mi corazón gozaba de todo mi trabajo, y ésta fue la recompensa de toda mi labor. Eclesiastés 2:9 .

En el plano personal, todo el tiempo fijamos objetivos, metas y puntos a donde queremos llegar. De hay la necesidad de encaminarlos de una manera segura, planificándolos, visualizándolos y enfocándolos. Se claro en tus objetivos de acuerdo a tus límites, has una un desarrollo consiente, que te llevará en la vía del éxito personal.

!!Ser rico, no es el que mas tiene, si no el que sabe disfrutar de cada momento que la vida le da !!.

Oración: Seré diligente y consiente en luchar en los objetivos claros que la vida me ofrece, presentaré cada uno a DIOS , para que me guíe alcanzarlos, sabiendo disfrutar cada uno de ellos. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario