Bendición

El término proviene de un vocablo latino que hace referencia a la acción y efecto de bendecir. Este verbo, por su parte, es una forma de denominar la acción de alabar, ensalzar o engrandecer, de consagrar algo al culto divino o de invocar la bendición divina a favor de algo o de alguien.

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo. Efesios 1:3.

La bendición, por lo tanto, es la expresión de un deseo benigno que se dirige a una persona, a través de la propia expresión, se concreta. Esto quiere decir que, al mismo tiempo en que se pronuncia la bendición, se materializa la acción de bendecir.

Bendecid al Señor, vosotras todas sus obras, en todos los lugares de su dominio. Bendice, alma mía, al Señor. Salmos 103:22.

Una bendición puede expresarse de múltiples maneras, sin que haya una mención explícita al acto de bendecir. La frase “Que Dios te guarde” también supone una bendición.

También se dice que es una bendición aquello que se cree que se obtiene por intermedio divino, cuando se invoca a DIOS para bendecir, o por la voluntad de una persona. En este último sentido, expresiones como “Que te vaya bien” o “Fuerza para superar esto” pueden entenderse como bendiciones.

La bendición, si escucháis los mandamientos del Señor vuestro Dios que os ordeno hoy; y la maldición, si no escucháis los mandamientos del Señor vuestro Dios, sino que os apartáis del camino que os ordeno hoy, para seguir a otros dioses que no habéis conocido. Deuteronomio 11:28.

Lo contrario de de una bendición es maldecir, cuando esto se confiesa a otra persona le estás deseando malos augurios a su vida, la desobediencia a Dios nos lleva a un camino maldecido, llenos de pecado y sufrimiento.

El poder bendecir a los que están a tu lado, como la familia, la sociedad, el gobierno e incluyendo al que te hizo daño, es rendirle a Dios su voluntad, para que el sea el que tome control de cualquier situación. Estas palabras dijo Jesús:

Pero a vosotros los que oís, os digo: amad a vuestros enemigos; haced bien a los que os aborrecen; bendecid a los que os maldicen; orad por los que os vituperan. Lucas 6:28.

El mejor despertar es poder decir : !! Gracias DIOS , por bendecirme con un nuevo día!!.

El mejor saludos de amabilidad a otra persona, es acompañarlo con: !! Dios te bendiga!!

Ser agradecidos De Dios , es poder bendecir su nombre, y de ÉL recibiremos las mayores bendiciones para con nosotros, llenas de promesas, para nuestro bienestar.

Oración: Bendigo o Dios tu santo nombre, de igual manera bendecíamos a todos los que están a nuestro alrededor, deseándoles lo mejor para sus vidas. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario