Altivo

La calificación de altivo le corresponde a algo o a alguien que se encuentra en una posición elevada. El origen etimológico puede encontrarse en el adjetivo latino “altivus” derivado de “altus” con el significado de “alto”. Sin embargo la altivez no hace referencia a la altura física sino a la del ego, siendo designado como altivo aquél que es arrogante, confiado en sí mismo, y mira a los demás desde una posición de privilegió real, o sentida como tal desde su subjetividad. En las cosas es sinónimo de orgullo y confianza.

El altivo es soberbio y se siente más lindo, más inteligente, más generoso, más fuerte o en general con mayores aptitudes que el resto de los mortales.

Abominación al Señor es todo el que es altivo de corazón; ciertamente no quedará sin castigo. Proverbios 16:5.

Su origen empieza en el cielo con la altivez que tuvo el diablo o Satanás, cuando su lo llevó a revelarse contra Dios, el se creía hermoso, sabía manipular a los demás, podría engañar a muchos ángeles, por lo cual el resultado de su comportamiento, produjo ser expulsado del cielo. Por esto el altivo se deja manipular por el diablo y todo lo que el cree que es.

El fue un homicida desde el principio, y no se ha mantenido en la verdad porque no hay verdad en él. Cuando habla mentira, habla de su propia naturaleza, porque es mentiroso y el padre de la mentira. Juan 8:44

El corazón altivo, lleva mucha amargura a su vida, su forma de proceder y comportarse lo encamina en la vanidad y la arrogancia de su ser exteriorizado, por el cual se encierra en su propio ser, creyéndose autosuficiente ante los demás. Que al final lo llevará a un pecado de soberbia y aflicción. Siempre se revela contra las enseñanzas De Dios.

Ojos altivos y corazón arrogante, lámpara de los impíos; eso es pecado. Proverbios 21:4.

La altivez es una arrogancia a su máximo nivel, procede al orgullo y la vanidad, esta siempre ligado a una forma de pensar y actuar sola, que deja a la persona en una aflicción de espíritu y el final es de destrucción. Así dice el Señor:

Castigaré al mundo por su maldad y a los impíos por su iniquidad; también pondré fin a la arrogancia de los soberbios, y abatiré la altivez de los despiadados. Isaías 13:11.

Lo contrario a la altivez es la humildad, en ella encontrarás sabiduría para poder comportarse delante de los demás, dejando como fruto La Paz y el poder reconocer sus faltas para vivir una vida mejor.

Porque el Señor es excelso, y atiende al humilde, mas al altivo conoce de lejos. Salmos 138:6.

Oración: No dejes que la altivez entre a mi vida, ayúdame a reconocerla para poder entender mis errores, sabiendo que la humildad dará vida en abundancia, trayendo sabiduría a mi vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario