Rectitud

La rectitud es una cualidad, es una manera de ser y de vivir, marca por la coherencia con uno mismo; es la solides del carácter y la estructura de nuestra conciencia.

Esta característica implica no solo saber reconocer el camino correcto, sino aceptar los sacrificios personales que vienen con ello.

Hacer frente a los errores que posiblemente podemos cometer a diario, reconocerlos y afrontarlos, saber que el pedir perdón es la sanidad a todo corazón herido.

La senda del justo es rectitud; tú, que eres recto, allana el sendero del justo. Isaías 26:7.

También implica aceptar los sacrificios personales que están dentro de las consecuencias, es decir, asumir, aprender y corregir.

El recto reconoce con humildad y sencillez cada paso que da, siempre esta definido en su carácter por la justicia y verdad de lo que sucede.

La verdadera instrucción estaba en su boca, y no se hallaba iniquidad en sus labios; en paz y rectitud caminaba conmigo, y apartaba a muchos de la iniquidad. Malaquías 2:6.

El que anda en rectitud se le califica como una persona íntegra, honesta, trasparente, siempre habla verdad, es justa, es persona de mucha confianza; ya que los valores y los principios de Dios lo predominan.

Oye, hijo mío, recibe mis palabras, y muchos serán los años de tu vida.

Por el camino de la sabiduría te he conducido, por sendas de rectitud te he guiado.

Cuando andes, tus pasos no serán obstruidos, y si corres, no tropezarás. Proverbios 4:12

La rectitud es alinear nuestra mala actitud hacia una buena actitud, trayendo como resultado un buen comportamiento y un corazón limpio ante los demás.

Es mantener en nuestros pensamientos alineados a nuestras acciones y que éstas sean lo mas rectas y positivas, puesto que con el hecho de hacerlas atraerá bendiciones a nuestra vida.

Quien es sabio, que entienda estas cosas; quien es prudente, que las comprenda. Porque rectos son los caminos del Señor, y los justos andarán por ellos; pero los transgresores tropezarán en ellos. Oseas 14:9.

El camino de los rectos es una alfombra roja llena de sabiduría y prosperidad .

Oración: Dios encaminó mis sendas a la rectitud de mi alma, reconozco mis errores y pecados; para que la integridad y la verdad gobiernen mi vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario