Desorden

Es la alteración de algo que debiera estar en su lugar. Cuando las cosas no tiene su sitio adecuado, o cuando hay un caos que afecta lo organizado.

Lidiar con el desorden trae como consecuencia afectar la producción, de igual manera se pierden las cosas, se toma más tiempo para todo, es un aspecto de desagrado ya que no hay una buena imagen de lo que se proyecta.

La persona desordenada, no sabe respetar los límites, siempre se pasa fuera de sí, su aspecto por lo general cambia y lleva una vida confusa que afecta la organización de lo que pretende alcanzar.

Hay áreas de desórdenes, que muchas veces tenemos que identificar, para no afectar la organización. Como quienes tienen un desorden en las finanzas, debido a que en muchas ocaciones gastan más de lo que ganan; o los que tiene una vida desordenada llenos de lujurias y placeres.

Porque temo que quizá cuando yo vaya, halle que no sois lo que deseo, y yo sea hallado por vosotros que no soy lo que deseáis; que quizá haya pleitos, celos, enojos, rivalidades, difamaciones, chismes, arrogancia, desórdenes; temo que cuando os visite de nuevo, mi Dios me humille delante de vosotros, y yo tenga que llorar por muchos que han pecado anteriormente y no se han arrepentido de la impureza, inmoralidad y sensualidad que han practicado. 2 Corintios 12:21 .

El que predomina en el desorden por lo generar sus prioridades las mantienen confusas, ya que su forma de actuar y proceder es caótico, se deja llevar más por las emociones y sus impulsos, son fáciles de caer en la mentira y el engaño, escondiendo la realidad de la vida.

Porque oímos que algunos entre vosotros andan desordenadamente, sin trabajar, pero andan metiéndose en todo. 2 Tesalonicenses 3:11.

El desorden tarde o temprano destruye lo conseguido, corrige tu vida, analiza tus áreas donde puedes estar afectándote y ordénate, verás que los milagros De Dios se pueden realizar. Jesucristo visitó una casa donde había desorden, y fue lo primero que identificó, sacándolos a todos para que se produjera el milagro.

Cuando entró Jesús en la casa del oficial, y vio a los flautistas y al gentío en ruidoso desorden, les dijo: Retiraos, porque la niña no ha muerto, sino que está dormida. Y se burlaban de El. Pero cuando habían echado fuera a la gente, El entró y la tomó de la mano; y la niña se levantó. Y esta noticia se difundió por toda aquella tierra. Mateo 9:26.

Dios te dirige a una vida con orden , solo tu puedes darle la oportunidad de ayudarte cuando le descubras el desorden que traes.

El abre sus oídos para la instrucción, y ordena que se vuelvan del mal. Job 36:10 .

Oración: Me propongo a descubrir mis áreas de desorden, para pedirte que tu misericordia me ayude a ordenarlas, siendo consiente de la verdad de tu palabra. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario