Prioridades

Prioridades

Del latín prior (anterior), la prioridad hace referencia a la anterioridad de algo respecto de otra cosa, ya que sea en tiempo o en orden. Aquel o aquello que tiene prioridad se encuentra primero en comparación con otras personas o cosas.

Definir nuestras prioridades es todo aquello que es importante para nuestros beneficios y el bienestar de nuestra vida. De ahí la importancia de estar claro cuáles son los principios y valores que van a marcar nuestros rumbos y cual es el orden para desarrollar lo que va definir nuestro caminar.

Hay quienes sus prioridades las tiene en poco, se convierten en personas irresponsables, llenando de perjuicios su vida y afectando de igual manera a los demás.

Para poder definir a quien servimos debemos tener en cuenta las prioridades. Me he trazado un orden a mantenerlas y poder llevar organizadamente mi vida.

Por esto recomiendo este orden:

Primera prioridad es servirle a Dios. Y esto significa obedecerle en su palabra quien está llena de principios de vida y de promesas que nos ayudarán a caminar por el éxito de la vida.

Y El le dijo: Amaras al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. Este es el grande y el primer Y el segundo es semejante a éste: Amaras a tu prójimo como a ti mismo.

De estos dos mandamientos dependen toda la ley y los profetas. Mateo 22:38-39.

Segunda es de cuidarse a si mismo, en la salud, el reposo, en el auto control de las emociones y los sentimientos, del pecado y de poder vivir una vida agradable a Dios y los demás. Si no te sabes amar a si mismo no puedes amar a los demás.

Tercera prioridad mi familia, empezando por mi esposa, después mis hijos y luego todo el que se une en el marco familiar. De ahí la importancia de tener el orden establecido por Dios.

Un obispo debe ser, pues, irreprochable, marido de una sola mujer, sobrio, prudente, de conducta decorosa, hospitalario, apto para enseñar, no dado a la bebida, no pendenciero, sino amable, no contencioso, no avaricioso.

Que gobierne bien su casa, teniendo a sus hijos sujetos con toda dignidad (pues si un hombre no sabe cómo gobernar su propia casa, ¿cómo podrá cuidar de la iglesia de Dios?). 1 Timoteo 3:4.

Ahora si por algún motivo no te has casado, tened en cuenta que este orden empieza por honrar a tus padres , después amar a tus hermanos, llevando establecidoel orden de la familia.

«Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el Señor tu Dios te da. Deuteronomio 5:16.

Cuarta prioridad las finanzas , ellas son la bases de mis necesidades y la de lo demás, hacer una buena mayordomía de nuestros ingresos, por la cual vamos a cumplir con los compromisos adquiridos, teniendo un orden establecido de acuerdo a nuestros ingresos, para poder se unos buenos administradores y lograr caminar por el éxito en todo lo que emprendemos.

Quinta prioridad la sociedad que me rodea. Si somos un buen ejemplo en las primeras prioridades escritas , podemos ver que seremos respetados por las demás personas, ya que nuestra vida será un modelo de orden en lo establecido para un bienestar familiar y social.

muéstrate en todo como ejemplo de buenas obras, con pureza de doctrina, con dignidad, con palabra sana e irreprochable, a fin de que el adversario se avergüence al no tener nada malo que decir de nosotros. Tito 2:8 .

Oración: Decido organizar mis prioridades de la mano De Dios, siendo consiente para ordenarlas y poder ser un ejemplo del verdadero a los que me rodean. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario