Destino

Se conoce como destino la fuerza sobrenatural que actúa sobre los seres humanos y los sucesos que éstos enfrentan a lo largo de su vida. El destino sería una sucesión inevitable de acontecimientos de la que ninguna persona puede escapar.

La existencia del destino supone que nada ocurre por azar sino que todo tiene una causa ya predestinada, es decir, los acontecimientos no surgen de la nada sino de esta fuerza desconocida.

El destino es el rumbo que tomamos para nuestra vida, el quien nos marca y enseña de lo bueno y lo malo por donde hemos pasado, nos lleva siempre a entender cada proceso formándonos y guiándonos; Ya que cada destino tiene un rumbo que tomar.

El forjar nuestro destino es prepararnos a que vamos hacer de aquí en adelante, debemos de planearlo y observarlo muy bien, ya que esto debe determinar los sucesos que vamos experimentar, los próximos y los contra para poder lograr el destino que se debe alcanzar.

El piloto prepara el plan de vuelo, observando las coordenadas de los mapas, y el rumbo que debe tomar, de igual manera mira cómo está el tiempo, la gasolina que necesita , el peso del avión, y prepara todo lo que lo guiará con la comunicación y los VOR que debe pasar , para llegar al destino.

Así nosotros debemos de preparar nuestros destino; Tomar el plan de De Dios que tiene preparado para nosotros, que nos dará los rumbos que debemos tomar, dándonos la vida que necesitamos para vivir, de ahí la importancia de estar comunicados con el en todo tiempo, el nos da el VOR de su palabra quien nos nos lleva a la vida eterna, para estar con el en los cielos.

Y sabemos que para los que aman a Dios, todas las cosas cooperan para bien, esto es, para los que son llamados conforme a su propósito. Porque a los que de antemano conoció, también los predestinó a ser hechos conforme a la imagen de su Hijo, para que El sea el primogénito entre muchos hermanos; y a los que predestinó, a ésos también llamó; y a los que llamó, a ésos también justificó; y a los que justificó, a ésos también glorificó.

Entonces, ¿qué diremos a esto? Si Dios está por nosotros, ¿quién estará contra nosotros? Romanos 8:28-31.

El destino es el plan que Dios ha trazado para la humanidad, ya que el nos predestinó desde su creación.

Quienes no proceden hacer caso a su palabra y se hace rebeldes a su mandamiento, también obtienen un destino, que es morir y no herederas la vida eterna.

Pero vosotros que abandonáis al Señor, que olvidáis mi santo monte, que ponéis mesa para la Fortuna, y que preparáis vino mezclado para el Destino, yo os destinaré a la espada, y todos vosotros os encorvaréis para la matanza. Porque llamé, mas no respondisteis, hablé, mas no oísteis; hicisteis lo malo ante mis ojos y escogisteis aquello que no me complacía. Isaías 65:12.

Oración : Decido seguir el destino que Dios ha preparado de antemano, siendo obediente a su palabra para poder forjar el rumbo de mi vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario