Derecho

Proviene del término latino directum, que significa lo que está conforme a la regla”. El derecho se inspira en postulados de justicia y constituye el orden normativo e institucional que regula la conducta humana en sociedad. La base del derecho son las relaciones sociales, las cuales determinan su contenido y carácter. Dicho de otra forma, el derecho es un conjunto de normas que permiten resolver los conflictos en el seno de una sociedad.

De justicia me vestía, y ella me cubría; como manto y turbante era mi derecho. Job 29:14.

En la vida todos tenemos derechos, que son las causas de nuestras defensas, ante otra persona o autoridad, por esto considero que el derecho va dela mano de la aplicación de la justicia, es la opción de poder dar a conocer nuestros motivos por lo cual procedimos a actuar de esa forma.

Aun he visto más bajo el sol: que en el lugar del derecho, está la impiedad, y en el lugar de la justicia, está la iniquidad.

Yo dije en mi corazón: al justo como al impío juzgará Dios, porque hay un tiempo para cada cosa y para cada obra. Eclesiastés 3:16-17.

Practicar el derecho y la Justicia, es una gran norma de un buen porvenir, ya que caminaremos en integridad y trasparencia, seremos respetados ante los demás, dejaremos un fruto de bienestar que dará testimonio de nuestras buenas acciones, dejando como legado una enseñanza de honestidad.

En el desierto morará el derecho, y la justicia habitará en el campo fértil.

La obra de la justicia será paz, y el servicio de la justicia, tranquilidad y confianza para siempre. Isaías 32:16-17.

Hay quienes se desvían por el camino del mal , dejan de andar por las normas establecidas, no escuchando el consejo sabio, si no apartándose de toda verdad ; estos pierden el derecho, ya que son arboles torcidos, que sus ramas caerán y no producirán frutos de justicia.

Pero al impío Dios le dice: ¿Qué derecho tienes tú de hablar de mis estatutos, y de tomar mi pacto en tus labios?. Salmos 50:16 .

Caminar por el camino derecho, es llevar la rectitud demostrable de nuestra vida.

Así dice el Señor: ‘Practicad el derecho y la justicia, y librad al despojado de manos de su opresor”. Jeremías 22:3.

Es poder ser merecedor de la recompensa que Dios tiene preparará para la eternidad, ya que por nuestra acciones de justicia seremos galardonados de la corona de la vida eterna, que Jesucristo tiene preparado para los que creen en su nombre y se apartaron de todo mal, decidiendo caminar por la justicia de su verdad. Así dice el Señor tu Dios:

Yo soy el Alfa y la Omega, el primero y el último, el principio y el fin.

Bienaventurados los que lavan sus vestiduras para tener derecho al árbol de la vida y para entrar por las puertas a la ciudad. Apocalipsis 22:13-14.

Oración: He decidido hoy a enderezar mi camino, sabiendo que podré obtener el derecho a ser llamado hijo de Dios y a ser galardonado de La Corona de la vida, que Jesucristo tiene preparada para mi en la eternidad. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario