Cuidado

Es la acción de cuidar (preservar, guardar, conservar, asistir). El cuidado implica ayudarse a uno mismo o a otro ser vivo, tratar de incrementar su bienestar y evitar que sufra algún perjuicio. También es posible cuidar objetos (como una casa) para impedir que ocurran incidentes tales como daños y robos.

El cuidado de igual manera ofrece protección, ayuda a conservar una amistad, va de la mano de poder amar y poder dar seguridad, de ahí la necesidad que tenemos todos de recibir y dar cuidado, sabiendo que por lo generar cundo lo brindamos o no lo brindan, sabremos que no estamos solos y que necesitamos en muchas ocaciones del prójimo.

Cuidado en el desarrollo de conservar, es poder entender que lo que tenemos vale para nosotros mucho, ya sea en lo material, sentimental o espiritual, entenderemos que proteger esto nos puede durar de igual manera un tiempo o una eternidad.

Conforme a la gracia de Dios que me fue dada, yo, como sabio arquitecto, puse el fundamento, y otro edifica sobre él. Pero cada uno tenga cuidado cómo edifica encima. 1 Corintios 3:10 .

Tenemos que aprender a cuidar de lo que nos ha ofrecido Dios, como preservar la naturaleza, la vida humana y proteger el planeta; es una de nuestras mayores responsabilidades, no podemos descuidar la creación, ya que ella es la que forma parte de nuestra vida y la de nuestra descendencia.

El día que las plantes las cercarás con cuidado, y por la mañana harás que florezca tu semilla; pero la cosecha será un montón inservible en el día de enfermedad y de dolor incurable. Isaías 17:11.

Hay otra forma de cuidar y es saber pensar lo que hablamos, ya que si la lengua es el músculo más pequeño de ser humano, pero cuando no la sabemos usar puede destruir a todo un planeta. Una de las mejores formas de cuidar, es saber escuchar bien, para poder tener una buena interpretación de lo que vamos hablar.

Por tanto, tened cuidado de cómo oís; porque al que tiene, más le será dado; y al que no tiene, aun lo que cree que tiene se le quitará. Lucas 8:18.

También tenemos que aprender a cuidar nuestro cuerpo, sabiendo que tenemos una responsabilidad sobre el, para poder vivir saludable y poder tener una vida sana. Pero también nos tenemos que aprender a cuidarnos a nosotros mismos , ya que en muchas ocaciones cuando no tenemos control de nuestro ser interior, nos podemos dirigir al pecado y a la destrucción propia.

Ten cuidado de ti mismo y de la enseñanza; persevera en estas cosas, porque haciéndolo asegurarás la salvación tanto para ti mismo como para los que te escuchan. 1 Timoteo 4:16 .

De ahí la importancia de dirigir nuestra vida en Dios, quien tendrá cuidado de nuestra vida, llevará nuestros pasos que damos por el camino de la vida con seguridad y protección, la cual formará en nosotros un ser espiritual, lleno de fe y esperanza, para un bienestar.

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo, echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:6-7.

Oración: Hoy me levantaré co cuidado, teniendo responsabilidad con migó mismo y con el prójimo, pondré cada paso que de en las manos De Dios, sabiendo que el protegerá mi vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario