Discreción

Discreción

El vocablo latino discrētus llegó a nuestro idioma como discreto. Así se califica a aquel o aquello que tiene discreción: prudencia, moderación o reserva.

Una persona discreta es mesurada no llama la atención por su aspecto, sus actos o sus dichos. Un individuo discreto, por lo tanto, no es grandilocuente ni extravagante y por lo general pasa desapercibido. Lo mismo puede decirse respecto a las acciones o los objetos discretos: un evento discreto no es masivo ni pomposo, mientras que un traje discreto es sobrio.

La discreción del hombre le hace lento para la ira, y su gloria es pasar por alto una ofensa. Proverbios 19:11.

La discreción es poder ser precavido para cuando se debe informar algo o dar una noticia, ya que siempre se debe observar la capacidad de recepción de quien la va recibir.

Porque la sabiduría entrará en tu corazón, y el conocimiento será grato a tu alma;

la discreción velará sobre ti, el entendimiento te protegerá. Proverbios 2:10-11.

La discreción conllevará a tener la capacidad de poder actuar en el momento adecuado con sensibilidad y con sutileza, para no afectar el entorno que lo rodea, ya que se convertirá en una persona discreta y prudente, que puede alcanzar la sabiduría para ser desarrollada en el momento perfecto.

Yo, la sabiduría, habito con la prudencia, y he hallado conocimiento y discreción. Proverbios 8:12.

Se debe confiar nuestras penas y debilidades a una persona que se considera discreta, ya que podemos saber que confiamos en ella, que será una persona reservada, por la cual es merecedora de nuestra confianza.

Hijo mío, presta atención a mi sabiduría, inclina tu oído a mi prudencia, para que guardes la discreción, y tus labios conserven el conocimiento. Proverbios 5:1-2.

Ser discreto, es poder desarrollar la prudencia, llevando la capacidad de ser reservado y confiable, por el cual puede ser una persona aceptable en todo momento, ya que no busca sobresalir ante lo demás.

!! El hombre discreto, conserva al al amigo, el indiscreto lo aparta !!.

Oración: Ayúdame o DIOS alcanzar la prudencia, sabiendo que obtendré la capacidad de conocimiento, que me guardará para poder desarrollar la sabiduría en el momento adecuado. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario