Necio

La palabra necio se origina en el latín. En efecto, proviene de nescius, nescia, nescium, adjetivo relacionado con el verbo nescio, nescire, nescivi, nescitum que significa no saber, ignorar. Este verbo a su vez es la negación del verbo scio, scire, scivi o scii, scitum cuyo significado es saber, estar instruido, tener conocimiento teórico o práctico de algo.

El término necio es sinónimo de torpe, porfiado, terco, obtuso, es decir, es una persona que con el fin de llevar acabo sus ideas o planes, no escucha los consejos de las demás personas, ni las consecuencias negativas que puede acarrear su comportamiento.

El hijo sabio alegra al padre, pero el hijo necio es tristeza para su madre. Proverbios 10:1.

El necio por lo generar es imprudente, su forma de actuar y de obrar es bastante incómoda para los demás, ya que su comportamiento por lo generar le saca la paciencia a las personas.

Mejor es encontrarse con una osa privada de sus cachorros, que con un necio en su necedad. Proverbios 17:12 .

El gran libro lo define siempre como una persona que se deja llevar más por los sentimientos del pecado, dejándose arrastrar por la desobediencia a los principios establecidos por Dios.

El necio ha dicho en su corazón: No hay Dios. Se han corrompido, han cometido injusticias abominables; no hay quien haga el bien. Salmos 53:1.

La necedad carece de sabiduría, mas se jacta de su arrogancia, su orgullo, vanidad, he inconsciencia para con su prójimo.

El temor del Señor es el principio de la sabiduría; los necios desprecian la sabiduría y la instrucción. Proverbios 1:7 .

El necio es insoportable, ya que su falta de conocimiento lo lleva a discutir y a crear pleitos, se cierra en sus propias decisiones, ya que su forma de proceder lo conlleva en muchas ocaciones a ser torpe en sus decisiones.

Los labios del necio provocan contienda, y su boca llama a los golpes.

La boca del necio es su ruina, y sus labios una trampa para su alma. Proverbios 18:6-7.

No dejes que la necedad entre a tu vida, ya que te llevará a ser reprochado de los demás.

La necedad es una terquedad persistente.

Deléitate en las manos De Dios y serás de agrado ante los demás, ya que la sabiduría reinará en tu vida y te seguirá por donde camines.

Oración: Dios enséñame a reconocer cuando la necedad esté tocando mis puertas, para ponerle cerrojo a ella y no permitirle que entre. Dame la sabiduría necesaria para combatirla, y poder proceder de acuerdo a tu voluntad. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario