Sensatez

El origen etimológico de la palabra sensatez que ahora nos ocupa se encuentra en el latín. Concretamente es el resultado de sumar dos partículas: el vocablo sensatus, que puede traducirse como “dotado de buen juicio”, y el sufijo –ez, que es equivalente a “cualidad”.

La sensatez, por lo tanto, está asociada a la cordura, el entendimiento, el raciocinio y la prudencia. Por todo ello, se considera que la sensatez es uno de los mejores valores que puede tener una persona tanto para su propio desarrollo como para su relación con los demás y su papel en la sociedad. Así, se considera que es una herramienta fundamental para poder tratar con educación con otros individuos.

Una persona que actúa con sensatez, sabe valorar el trabajo de los demás, ya que su honestidad no le permite el abuso, ni sacar ventaja de algo o de alguien, su cordura del equilibrio le permite tener una buena balanza de juicio.

Lo contrario de es la insensatez, que es la persona que abusa de los demás, nunca es consiente del beneficio recibido, se deja llevar por su propio yo, para alcanzar a ser primero en todo lo que realiza, tiene la capacidad de no ser agradecido y por lo generar es imprudente para con los demás .

Las moscas muertas hacen que el ungüento del perfumista dé mal olor; un poco de insensatez pesa más que la sabiduría y el honor. Eclesiastés 10:1 .

El hombre sensato es precavido, sabe proyectarse a su futuro, no toma decisiones apresuradas, es muy consciente de sus labores, sabe que el respecto y la integridad son la base de su comportamiento, la sabiduría reina sobre su mente ya que habita la prudencia y la discreción, para saber dirigirse a los demás.

Y yo vi que la sabiduría sobrepasa a la insensatez, como la luz a las tinieblas. Eclesiastés 2:13 .

Si quiere obrar con sensatez edifica tu casa sobre el buen fundamento de la palabra De Dios, que te ayudará en la justicia verdadera y tendrás una formación espiritual, llena de sabiduría y amor para con los demás, sabiendo reconocer los tiempos y las sazón, para poder ser edificado y edificar a los demás.

Y todo el que oye estas palabras mías y no las pone en práctica, será semejante a un hombre insensato que edificó su casa sobre la arena; y cayó la lluvia, vinieron los torrentes, soplaron los vientos y azotaron aquella casa; y cayó, y grande fue su destrucción. Mateo 7:26-27.

La sensatez te lleva a la balanza de la vida, formándote en la trasparencia de la verdad.

Oración: Señor hoy he descubierto el beneficio la sensatez, ayúdame cada día a encontrarla para llevar un buen juicio de mi comportamiento para contigo y el prójimo, sabiendo que practicándola encontrare la sabiduría que proviene de ti . Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario