Desprendimiento

Desprendimiento

Los desprendimientos son un tipo de movimientos de inestabilidad producidos por falta de apoyo que involucran una escasa cantidad de terreno. Suele tratarse de rocas que caen por una ladera, debido a la pérdida del apoyo que las sustentaba.

El desprendimiento como valor se origina al reconocer que todos tenemos necesidades y en algunos casos encontramos personas con carencias. En cualquier situación debemos superar nuestro egoísmo e indiferencia para colaborar en el bienestar de los demás, no importa si es mucho o poco lo que hacemos y aportamos, lo importante es tener la conciencia de ofrecer algo, de aportar. En la generosidad que requiere el desprendimiento no cabe el ofrecer algo que nos sobra.

El valor del desprendimiento tiene que ver con varios aspectos, entre ellos: la importancia que le damos a las cosas, el uso que hacemos de ellas y la intención que tenemos para ponerlas al servicio de los demás.

En todo os mostré que así, trabajando, debéis ayudar a los débiles, y recordar las palabras del Señor Jesús, que dijo: «Más bienaventurado es dar que recibir.» Hechos 20:35.

Cuando perdemos a alguien el cual amábamos, que estaba muy apegado a nuestros sentimientos y se separa, causándonos una tristeza ; !! ya que así como cae la rocas en el camino cuando se desprenden con fuerza, esa misma fuerza es el dolor interno que causa la pérdida de ese ser querido, dejándonos un vacío interior, lleno de hermosos recuerdos !!.

Que difícil es entender que la muerte es un desprendimiento de la vida para llegar a la presencia De Dios, aunque todos algún día pasamos por ese proceso, no quisiéramos entenderlo en el momento, por que queremos aférranos al cuerpo sin querer ser desprendido de el.

Porque asimismo, los que estamos en esta tienda, gemimos agobiados, pues no queremos ser desvestidos, sino vestidos, para que lo mortal sea absorbido por la vida. 2 Corintios 5:4 .

Jesús vivió uno de los momentos más difíciles, en el monte de los Olivos, cuando se le llegaba la hora de su partida, sabía que debía de pasar por la angustia y la tristeza que sentía desprenderse del cuerpo, ya que pasaría por el proceso de la muerte, el mismo calló de rodillas y levantó un clamor al cielo.

Diciendo: Padre, si es tu voluntad, aparta de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya.

Entonces se le apareció un ángel del cielo, fortaleciéndole.

Y estando en agonía, oraba con mucho fervor; y su sudor se volvió como gruesas gotas de sangre, que caían sobre la tierra. Lucas 22:42-44.

De ahí la importancia del consuelo y la esperanza en Jesucristo, quien nos ayudar y nos conforta, trayéndonos paz a nuestro interior, por el cual nunca seremos desprendidos.

Porque estoy convencido de que ni la muerte, ni la vida, ni ángeles, ni principados, ni lo presente, ni lo por venir, ni los poderes, ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios que es en Cristo Jesús Señor nuestro. Romanos 8:38-39.

Oración. Ayúdame oh Dios, a entender el proceso del desprendimiento, sabiendo que no nos podemos apegar a las cosas, para que tu voluntad se cumpla, danos La Paz y la seguridad, llena de confianza en tu verdad, que traerá promesas de bendición a mi vida. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario