Ansiedad

El concepto de ansiedad tiene su origen en el término latino anxietas. Se trata de la condición de una persona que experimenta una conmoción, intranquilidad, nerviosismo o preocupación.

Cuando un individuo se encuentra en un estado de ansiedad, sus facultades de percepción aumentan ya que se registra una necesidad del organismo de aumentar el nivel de ciertos elementos que, ante la situación, están por debajo de lo normal.

El sistema dopaminérgico es el que se encarga de dar las alertas al organismo de aquello que necesita, liberando señales al sistema nervioso central. Lo hace cuando tenemos hambre, sed o sueño, y nos lleva a buscar todos los medios por satisfacer esa necesidad. Así mismo, es el encargado de liberar adrenalina cuando estamos frente a situaciones a las que debemos enfrentarnos.

La ansiedad en el corazón del hombre lo deprime, mas la buena palabra lo alegra. Proverbios 12:25.

Cuando una persona está ansiosa, es llevada a sentir una inconformidad emocional , que lo conlleva angustiarse, llegando en muchas ocaciones a un estado de estresarse ante la adversidades, sintiendo ataques de pánico y de persecución , que llevan a su imaginación en un estado extremo, que lo saca de la la realidad. Por esto se considerado un trastorno obsesivo y compulsivo.

¿Y quién de vosotros, por ansioso que esté, puede añadir una hora al curso de su vida? Mateo 6:27.

De igual manera se puede catalogar la ansiedad como una preocupación, por saber el resultado de algo que desearías saber, debido a la,falta de comunicación , o de obtener noticias de lo que está ocurriendo, de ahí se desarrolla el sentimiento de estar ansiosos, queriendo estar en el lugar de los echos.

Tenía que ofrecer ofrendas de paz, y hoy he cumplido mis votos;

por eso he salido a encontrarte, buscando tu rostro con ansiedad, y te he hallado. Proverbios 7:14-15.

Por esto, no debemos estar preocupados y ansiosos, ni dejar que la angustia entre en nuestro interior. Si no saber descansar en Dios, el cual tendrá cuidado de nosotros, reposando en su palabra que no llevará encontrar La Paz que necesitamos, conforme a sus promesas.

Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que El os exalte a su debido tiempo,echando toda vuestra ansiedad sobre El, porque El tiene cuidado de vosotros. 1 Pedro 5:6_7.

Oración: Depósito en ti oh Dios todas mis ansiedades, sabiendo que tú me darás La Paz interior que tanto necesito, llevándome al control de mi emociones, cuando tú Palabras se manifiestan . Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario