Sensibilidad

Sensible

Cuando alguien o algo disponen de la capacidad de percibir sensaciones y además de experimentar emociones, es decir, simplemente disponen de lo que se conoce como sensibilidad, se hablará de ellos en términos de sensibles.

La sensibilidad no es otra cosa que la facultad que tenemos los seres vivos de sentir diversas emociones por otros, tales como: amor, odio, desprecio, ternura, afecto, entre otras.

En nuestro lenguaje cotidiano, solemos usar la palabra para dar cuenta de aquella persona que resulta ser muy proclive a ser lastimada y herida en sus emociones, básicamente, porque se deja llevar por las mismas y no está dominada por lo que se dice la razón, sino más bien por lo que le dicta su corazón.

Si Solo La Desgracia Te Sensibiliza, Entonces La Desgracia Será Tu Maestro.

Si Solo Ante La Carencia Pones Fin A Tu Arrogancia, Entonces La Carencia Será Tu Maestro.

Si Solo Ante La Tragedia Te Solidarizas, Entonces La Tragedia Será Tu Maestro.

Si Solo La Enfermedad Detiene Una Vida De Abuso, Entonces Será La Enfermedad Tu Maestra.

Y Cuando Seas Sensible, Humilde Y Solidario Sin Necesidad De Vivir La Desgracia, La Carencia, La Enfermedad Y La Tragedia, Entonces, Tu Serás Un Maestro”.

Reflexión. La sensibilidad es el hilo que une el corazón con los sentidos, dejándonos saber nuestro estado emocional de lo que percibimos.

Palabras de Jesucristo. Por eso les hablo en parábolas; porque viendo no ven, y oyendo no oyen ni entienden.

Y en ellos se cumple la profecía de Isaías que dice: «Al oir oireis, y no entendereis; y viendo vereis, y no percibireis; porque el corazon de este pueblo se ha vuelto insensibley con dificultad oyen con sus oidos; y sus ojos han cerrado, no sea que vean con los ojos, y oigan con los oidos, y entiendan con el corazon, y se conviertan, y yo los sane. (Mateo 13:13-15).

Tiempo de Pensar. Nuestra sensibilidad nos conduce a ver la esperanza de DIOS manifiesta en nuestra vida. Cuando lo escuchamos sabremos determinar el sentido de la vida.

Oración. Señor permite a ser sensible a tu Santo Espíritu, quien es Le que da testimonio de tu verdad en nosotros, llevándonos a una de bendición y bienestar, cubierta de fe, amor y esperanza. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario