El Don de Dar

Amor al prójimo.

Hay veces no enfocamos en nuestra vida a contemplarnos y mirar lo que hemos obtenido.

¿Pero sabes que a tu alrededor hay mucha necesidad?

Cuando podemos ser instrumentos de Dios y poder observar la necesidad del prójimo, y suplemendo sus necesidades, sabremos vivir la palabra de bendición en nuestra vida.

Hay quienes ven la necesidad y se hacen los ojos ciegos debido a su orguyo y descriminacion, que los lleva solo a pensar en ellos.

Se dice: «Que es más bienaventurado dar que recibir» . Y es por esto que el dar trae una bienaventuranza llena de prosperidad. Quiero decirle que no sólo es dar lo económico, si no poder dar de nuestro tiempo, visitar un enfermo, abrazar a una persona necesitada de amor o poder tomar el tiempo de ecuchar a alguien que necesita ser oído, y muchas otras formas mas de proveer una bendición al necesitado.

Un día un gran hombre Le pregunto a una gente que lleva a un cadáver.

-Pregunté a los hombres: ¿Qué lleváis envuelto en ese fardo, hermanos?

-Y ellos me contestaron: “ Llevamos un cadáver, hermano”.

-Así que les pregunté: ¿Lo mataron o murió de muerte natural?

-“ Lo que preguntas tiene difícil respuesta, hermano. Pero más bien parece haber sido un asesinato”.

-¿Y cómo fue el asesinato? Acuchillado o con bala, hermanos?, les pregunté.

-No fue un cuchillo ni una bala, ha sido un crimen mucho más perfecto, un crimen que no deja huella alguna.

-Entonces, ¿cómo lo han matado? Pregunté.

Y ellos me respondieron con calma:

-A ESTE HOMBRE LO HA MATADO EL HAMBRE, HERMANO.

Reflexión. El poder dar de lo mejor de nosotros y no de lo que nos sobra, podrá traer una gran bendición de Dios.

Palabras de Jesucristo. Levantando Jesús la vista, vio a los ricos que echaban sus ofrendas en el arca del tesoro.

Y vio también a una viuda pobre que echaba allí dos pequeñas monedas de cobre;

y dijo: En verdad os digo, que esta viuda tan pobre echó más que todos ellos; porque todos ellos echaron en la ofrenda de lo que les sobraba, pero ella, de su pobreza, echó todo lo que tenía para vivir. (Lucas 21:1-4).

Tiempo de Pensar. El don de poder dar, atrae puertas abiertas de prosperidad y progreso.

Oración. Señor me levanto hoy con la capacidad de poder ver la necidod de otros antes de ver las mías, y así me daré cuenta de tu verdad vivida por tú palabra. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario