La Envidia

La envidia es el sentimiento que experimenta la persona que desea intensamente alguna cosa o situación que posee otro. La envidia perjudica la capacidad de gozo del individuo, quien tiene el impulso de dañar o quitar lo deseado de quien lo posee.

La envidia sobre pasa el deseo, ya que esta esta llena de critica y subestima lo que la otra persona posee. Denota graves sentimientos de inferioridad y baja autoestima en quien la padece, ya que lo que hace sufrir al envidioso es la felicidad ajena.

La persona envidiosa sufre, ya que su comportamiento de satisfacerse con lo de los demás, lo conlleva a criticar y hablar más de lo necesario, siendo insatisfecho con lo que obtiene o posee.

La envidia nunca es sana, Puede crear agresiones verbales y obstáculos para el logro de la felicidad ajena.

En la selva todos los animales le rendían culto al león como su rey. Veían en él una figura fuerte, valiente, fiera y elegante. No les importaba que llevara muchos años gobernándoles.

Sin embargo, algo que todos los animales de la selva no conseguían entender era que, al lado del tenaz león siempre se encontraba un viejo y lento elefante. Cada animal de la selva ardía en deseos de estar al lado del mandatario en lugar del elefante.

El rencor y los celos de los animales fueron gradualmente creciendo. Un día todos los animales decidieron hacer una asamblea para que el león eligiese a un nuevo compañero.

Una vez inició la asamblea, la zorra tomó la palabra:

– Todos pensamos que nuestro rey es increíble, no obstante, coincidimos en que no tiene un buen criterio para escoger amigos. Si hubiese elegido a una compañera astuta, hábil y hermosa como yo, esta asamblea no tendría lugar ni sentido.

Después de la zorra continuó el oso:

– No me cabe en la cabeza cómo nuestro rey, un animal tan imponente, puede tener como amigo a un animal que carece de garras grandes y fuertes como las mías.

Ante los comentarios de los demás, el burro por su parte señaló:

– Yo entiendo perfectamente lo que está pasando. Nuestro rey eligió al elefante como su amigo porque tiene unas orejas grandes como las mías. No me eligió a mí primero porque no tuvo el placer de conocerme antes que al elefante.

Tal fue la preocupación de todos los animales por reconocer sus cualidades sobre las del elefante, que no consiguieron ponerse de acuerdo y jamás lograron entender que el león prefería al elefante por su humildad, sabiduría y modestia.

Reflexión : los valores como la humildad, el desinterés y la modestia pueden hacer que las cosas más valiosas de la vida vengan por sí solas. La envidia es una pésima consejera.

Palabras de Jesucristo. Porque de adentro, del corazón de los hombres, salen los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricias, maldades, engaños, sensualidad, envidia, calumnia, orgullo e insensatez.

Todas estas maldades de adentro salen, y contaminan al hombre. (Marcos 7:21-23)

Tiempo de Pensar. El corazón envidioso se envanece en si mismo y contamina todo lo que está al rededor.

Oración. Señor, guarda mi corazón, dame la capacidad de poder estar satisfecho con tus bendiciones, siendo agradecido con lo que poseo, para que la humildad, el desinterés y la me estima, sean parte de mi vida. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario