Vivir de la apariencia

Vivir de las Apariencia

El tema que trataremos hoy consiste en analizar si vivimos de apariencias, es decir, si vivimos fundamentados en nuestro ser genuino o en la simulación.

Hoy quiero hablar de un tema que es muy común entre las personas: hablamos del simular o del vivir de apariencias con la finalidad ser amados o queridos. Es fundamental entender que ser amado, aceptado o querido es una necesidad fundamental en el ser humano, y hasta tal punto es fundamental, que a veces desarrollamos estrategias mediante las cuales dejamos de lado lo que en verdad somos para pasar a simular ser otra cosa con la finalidad de que nos quieran, nos acepten o nos amen. Eso no es precisamente pensar en grande.

La persona que simula para que lo quieran o para que lo acepten, a desarrollado un vicio a través del cual logra ser amada o aceptada por algo que no es en sí misma, porque está simulando. Eso significa que ese amor o aceptación en el fondo es falso. Para eso es preferible ser odiado por lo que somos, porque si nos aman por lo que no somos, estamos viviendo en una fantasía terrible. Lograremos un éxito que no tendrá ningún valor.

Un día el león Rey de la Selva, citó a todos los pájaros a una reunión para elegir como Rey al más hermoso de todos. Los pájaros, muy halagados ante esta gran oportunidad, de inmediato fueron a las aguas del gran río para lavarse y acicalarse para estar presentables.

El cuervo, dándose cuenta de su fealdad, se le ocurrió un plan que consistía en recoger las plumas que los pájaros dejaban caer al acicalarse, para luego pegarlas a su cuerpo. Es así que el cuervo pasó varias horas colocándose las plumas para ser el más bello de los pájaros.

Entonces llegó el día esperado y todas las aves acudieron a la cita, entre ellos el cuervo, que destacó al instante por sus plumas multicolor. El león al verlo, decidió coronar al cuervo por su gran belleza, pero los pájaros se sintieron muy indignados por haber elegido al cuervo.

Sin embargo, el cuervo pronto perdió sus plumas, sintiendose avergonzado ya que volvía a ser el mismo que era en realidad.

Reflexión : No tenemos que aparentar lo que no somos y no debemos por que sentirnos inferiores por nuestro físico o aptitudes, ya que cada persona es única y diferente, con sus virtudes y sus defectos.

Palabras de Jesucristo. No juzguéis por la apariencia, sino juzgad con juicio justo. (Juan 7:24).

Tiempo de Pensar. Somos la que somos y no podemos aparentar lo que no somos.

Debemos querernos tal y como somos, ya que solo así nos querrán los demás.

Oración. Señor, guárdame de vivir lo que no soy, ayudame a se honesto con migo mismo, para poder ser aceptado como soy y amando por lo que verdaderamente hay en mi. Amén

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario