El espejo externo

El Espejo Externo

El mundo de hoy está buscando como poder exteriorizar su forma de vivir. Usando las redes sociales se muestra la competencia de como lucir mejor ante los demás.

Cada día no sólo se muestra su aspecto físico si no también la forma de vivir, plasmando en aparentar o mostrar a los demás tu vida.

De igual manera buscan afuera lo que se les perdió y no han podido alcanzar, con el afan de poder exteriorizar su felicidad, por medio de la apariencia, ya que reflejan sus rostros por medio de las fotos y poses sociales, un estado de satisfacción que en ocaciones solo son poses de competencias externas.

Tenemos que buscar la felicidad interna, esta reflejará la paz y alegría de nuestro corazón, ella se encuentra escondida en nuestro ser interior, que es más pequeño que la tierra, pero alcanza más que el mundo que vivimos.

La búsqueda del bienestar esta ante nuestros ojos, solo cuando podemos verlo como nuestro Eterno Creador lo ve. Para esto hay que aprender a no tomar las cosas que no nos pertenecen y despojar os de las que nos impide ver la paz, aun en medio de las dificultades.

Dios esta presente ahí para nosotros. Pero nuestra ceguera espiritual no no lo deja ver; y muchos lo buscan como una aguja en un pajar. Pero no es así, El esta en nuestro interior, cuando decidimos abrir la puerta de el corazón y razonamiento.

Una tarde, en un pueblo pequeño donde todos se conocían, un grupo de jóvenes vio a una anciana buscando desesperadamente algo en el jardín frente a su choza. Todos se acercaron a la pobre anciana para ver si la podían ayudar

Señora , ¿Qué le pasa? ¿Qué ha perdido? ¿Le podemos ayudar? -le preguntaron.

La anciana con  tono triste contestó – perdí mi aguja de oro…

Al oírla, los jóvenes  se pusieron a buscar, pero de repente uno de los jóvenes dijo:

Señora, el jardín es muy extenso y por contra, la aguja es muy pequeña; además pronto anochecerá, ¿Puedes decirnos más o menos por donde se le cayó y así poder centrarnos en esa zona?

La anciana levantó la mirada, señaló hacia su casa y le contesto: Sí tienes razón. La aguja se me cayó allí, dentro de casa.

Esto enfadó al grupo de jóvenes- señora, ¿te has vuelto loca? Si la aguja se te cayó dentro de casa, ¿Por qué andamos buscándola aquí afuera?

Entonces la ancina sonrió y les dijo- Es que aquí afuera hay luz, cosa que dentro de la casa no hay.

El joven que no entendía nada y pensaba que la anciana definitivamente había perdido la cabeza dijo: Pero aun teniendo luz, si estamos buscando donde no has perdido la aguja, ¿Cómo pretendes encontrarla? ¿No es mejor llevar una lámpara al interior de la casa y buscarla allí, donde la ha perdido?

La anciana volvió a sonreír y contestó: sois tan inteligentes para ciertas cosas…. ¿por qué no empleáis esa inteligencia?

Y continuó diciendo: Sois tan inteligentes para las cosas pequeñas ¿cuándo vais a emplear esa inteligencia para vosotros mismos, para vuestra vida interior?. Miles de veces os he visto a todos vosotros buscando desesperadamente afuera. Buscando aquello que se os ha perdido en vuestro interior. ¿Por que buscáis la felicidad alrededor vuestro? ¿Acaso la habéis perdido allí, o realmente, la habéis perdido en vuestro interior?

Esto es lo que nos suele pasar habitualmente en nuestras vidas, estamos tan inmersos en buscar fuera de nosotros que nos olvidamos que la esencia del bienestar está dentro de nosotros y nada más.

Reflexión. Nuestra felicidad o bienestar auténtico no pueden estar en el exterior, ni en dependencia de las circunstancias, de otras personas o las relaciones que mantenemos. Este bienestar auténtico para que sea real, ha de estar por encima de todo esto. Solo se puede mantener y ser equilibrado si permanece dentro de nosotros.

Palabras de Jesucristo. ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas!, porque limpiáis el exterior del vaso y del plato, pero por dentro están llenos de robo y de desenfreno.

¡Fariseo ciego! Limpia primero lo de adentro del vaso y del plato, para que lo de afuera también quede limpio. (Mateo 23:25-26).

Tiempo de Pensar. Por que buscamos en un pajar tu bienestar, si la tenemos al frente de nosotros. Abre tus ojos y verás la felicidad.

Oración. Señor. ayúdame cada día a buscar tu verdad en nosotros, saber entender que tu dejaste tu Palabra plasmada al frente de mi, con el objetivo que encuentre mi bienestar y la felicidad del alma. Amén.

Compartir:

Share on facebook
Share on twitter
Share on pinterest
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja un comentario