HONRA A QUIEN MERECE HONRA

El poder darnos a nosotros mismos el permiso de poder agradecer a todos aquellos que hicieron algo por nosotros. Es la capacidad de honrar.

Honra es la capacidad de apreciación y valor que le damos a una persona que tiene un gran peso en nuestra vida . Por consiguiente dicha estimulación se manifiesta dandole lo mejor de nosotros a su servicio. De igual manera el respecto y la dignidad que se tiene por una persona la cual es digna de honra; como son los padres, nuestros mentores, los maestros y sobre todo a Dios quien es nuestro creador. Cuándo honramos a nuestros padres, en obediencia y respecto, es un mandamiento de prosperidad en la vida. Esta honra se manifiesta con el cuidado que le damos cuando ya somos hombres maduros, capaces de valernos por si mismo. Mas en gratitud manifestamos el poder ayudarlos , por habernos criado y dado educación. Así lo manifiesta el Gran libro

«Honra a tu padre y a tu madre, como el Señor tu Dios te ha mandado, para que tus días sean prolongados y te vaya bien en la tierra que el Señor tu Dios te da. Deuteronomio 5:16.

Si en verdad quieres prosperidad y éxito en tu vida se un buen hijo agradecido. Ya que has nacido de la union de unos padres. No mires sus errores y faltas. Si no hónralos con el perdón. Ya que este paso ayudara abrir caminos de progreso en tu vida . Así Dios se manifestara en tu ser y te ofrecerá bendiciones de bienestar.

Ahora bien, en una casa grande no solamente hay vasos de oro y de plata, sino también de madera y de barro, y unos para honra y otros para deshonra. Por tanto, si alguno se limpia de estas cosas , será un vaso para honra, santificado, útil para el Señor, preparado para toda buena obra. 2 Timoteo 2:21.

Por esto el poder honrar involucra agradecimiento, sensatez, honestidad, verdad, sinceridad, perdón, obediencia, respeto y amor. Cuando practicamos estas leyes damos honra al que se la merece, sabiendo mantenerlo en gran estima delante De Dios y los hombres.

El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra; y al que ordena bien su camino, le mostraré la salvación de Dios. Salmos 50:23.

Honrar a Dios con nuestros bienes trae mucha bendición, esto es poner al servicio el agradecimiento de lo que El nos ha suplido. Esta honra se puede manifestar en ayuda humanitaria, en caridad y en la bondad con que ayudamos al necesitado. Honrar no es ayudar a un líder o entidad a construir una fortuna. Honrar es ver la necedad y cubrirla.

Honra al Señor con tus bienes y con las primicias de todos tus frutos; entonces tus graneros se llenarán con abundancia y tus lagares rebosarán de mosto. Proverbios 3:10.

La honra es la mayor expresión de agradecimiento, por la persona y aun por la que perdimos. Más la primera manera en que honramos la pérdida de un ser querido es la de lenta, y suavemente empezar a pelear por regresar a la vida.  Nos permitimos el inevitable dolor, confusión, y angustia que vienen al perder a alguien a quien amamos.  Y llegamos a comprender que el estar afligidos es tan natural y normal como sangrar cuando nos cortamos.  El poner en acción las mejores prácticas para nuestro propio cuidado y aflicción sana nos permite aprender cómo vamos a sobrevivir su muerte.  El sanar un corazón destrozado, descubrimos, puede requerir una medida de auto-cuidado y compasión que nunca antes habíamos requerido.  Al convocar nuestra recién descubierta fé, entereza, valor y claridad, empezamos a entender exactamente lo que vamos a necesitar para poder sobrevivir y honrar nuestra propia supervivencia.

Ustedes vivirán con gozo y paz. Los montes y las colinas se pondrán a cantar y los árboles de los campos aplaudirán. Donde antes había espinos, crecerán cipreses; donde crecía la ortiga, brotarán mirtos. Estas cosas le darán gran honra al nombre del Señor; serán una señal perpetua de su poder y de su amor». Isaías 55:12-13

Lo contrario de la honra es la deshonra, esta última nos lleva por el camino equivocado, ya que no valoramos lo que tenemos, la persona que deshonrosa, se cree auto suficiente, nunca es agradecida, su orgullo lo lleva ha encerrarse en la vanidad de su alma, dejándose arrastrar en muchas ocaciones por su propio yo, que lo lleva a la soledad tarde o temprano, dejándolo en una miseria espiritual.

Por tanto, el Señor, Dios de Israel, declara: «Ciertamente yo había dicho que tu casa y la casa de tu padre andarían delante de mí para siempre»; pero ahora el Señor declara: «Lejos esté esto de mí, porque yo honraré a los que me honran, y los que me menosprecian serán tenidos en poco. 1 Samuel 2:30.

El poder mantener con fé lo que nos da cierto grado de comodidad, y continuar expresando nuestro amor, nos ayuda a seguir adelante. Es en ese momento que podemos estar agradecidos por Dios y brindarle la mayor honra de agradecimiento por nuestra vida. El afirmar el amor que nunca muere, al permitirnos a nosotros mismos expresar nuestro amor de una manera espiritual, puede ser otra manera de honrar a alguien. Por esto cuando honramos despertamos una luz de amor en nuestro interior que alumbrar nuestro camino y porvenir. El poder estar agradecido por las personas que nos ayudaron a construir nuestras vidas, es poder darle honra al que se lo merece.

Disfrutarán de una doble honra en lugar de vergüenza y deshonra. Poseerán una doble porción de prosperidad en su tierra, y una alegría eterna será suya. Isaías 61:7

Aprende a honrar nuestra propia vida es un acto de esperanza y fe. Por esto el seguir adelante con nuestra vida cuando han sido una parte tan importante de ella, y sentir que los estamos dejando atrás, puede ser extremadamente doloroso y difícil.  Algunos de nosotros nos encontramos en La Cámara de Tortura de Culpabilidad, obsesionándonos con lo que pudo o lo que debió de haber pasado, lo que hicimos o lo que dejamos de hacer, o si hubiéramos podido salvar a alguien. Recreamos cada escena en nuestras mentes, tratando de deshacer lo que no puede ser deshecho y llevándonos hasta un estado de aislamiento y desesperación. Mas si permites el poder estar agradecido por cada acontecimiento vivido. Honrarás tu vida y veras nuevas bendiciones en el hoy y en el futuro venidero.

Y ustedes son las piedras vivas con las cuales Dios edifica su templo espiritual. Además, son sacerdotes santos. Por la mediación de Jesucristo, ustedes ofrecen sacrificios espirituales que agradan a Dios. Como dicen las Escrituras: «Pongo en Jerusalén una piedra principal, elegida para gran honra, y todo el que confíe en él jamás será deshonrado». Así es, ustedes, los que confían en él, reconocen la honra que Dios le ha dado; pero para aquellos que lo rechazan, «La piedra que los constructores rechazaron ahora se ha convertido en la piedra principal». 1 Pedro 2:5-7.

Por ultimo honra a Jesucristo quien vivió en esta tierra para morir y ofrécenos el camino de salvación y vida eterna. El es la piedra angular en la cual construimos nuestra vida en valores y principios que nos ayudarán a valorar los procesos que enfrentemos a diario.

ORACIÓN

Agradecido estoy para contigo oh Dios. A ti te doy toda mi honra por siempre y para siempre, en todos los días de mi vida. Así sabré despertar el amor y agradecimiento, para poder honrar a todas las personas que me ayudaron a aprender en la vida. Amén.

Compartir:

Deja un comentario