LES DESEAMOS MUCHAS FELICIDADES

Sonríele a la vida. Recuerda que todo pasará. Más solo podemos ser felices si observamos el éxito en nuestro interior. Y esto es disfrutar en paz cada momento que Dios nos permite vivir.

Hoy se dedica mucha felicidades a las personas y mucho mas a las que amamos. Mas la verdadera felicidad si la obtienes es poder poner los pies sobre la tierra, es saber que estamos firmes en ella, para contemplar cada instante que DIOS nos permite mirar y observar, para ser formados en nuestro interior, que reflejará la verdadera felicidad. La felicidad de un ser humano, esta en la capacidad física y emocional con que contemplemos la vida, ella será la causa y efecto de poder apreciar lo hermoso de ella.Hay quienes buscan la felicidad en los placeres, pero estos son simplemente pasageros, por lo cual podemos estar alegres por un tiempo, despues desaparecerán en nuestra vida y solo serán causa del pasado.

Dame entendimiento y obedeceré tus enseñanzas; las pondré en práctica con todo mi corazón. Hazme andar por el camino de tus mandatos, porque allí es donde encuentro mi felicidad. Dame entusiasmo por tus leyes, en lugar de amor por el dinero. (Salmos 119:34-36)

Pero un corazón feliz, siempre mostrar a todo el tiempo una actitud justa y llena de satisfacción, causada por la forma de apreciar la vida. El cual aún la perturbación la toma como una gran enseñanza, que llenará de sabiduria en su vida.

!! Tú determinación será el concepto de ver la vida, oh le sonries o te entristeces!!

La verdadera felicidad se encuentra en nuestra relación con el Dios Supremo. El te dará los conceptos de como caminar por ella, guiandote a alcanzar por cada día que vivimos una vida apacible y llena de positividad, para lograr mantener un corazón en paz y de felicidad.

Pero si oras a Dios y buscas el favor del Todopoderoso, si eres puro y vives con integridad, sin duda que él se levantará y devolverá la felicidad a tu hogar. (Job 8:5-6).

Poder ser feliz, es estar en paz con sigo mismo, es contemplar el resplandor de cada amanecer en tu interior, como una oportunidad de poderle sonreír a la vida, el cual nos permite reflejar en nosotros una actitud positiva, formada por un conceptos llenos de valores, que reflejarán una alegría interna en nuestra forma de actuary proceder.

Por un pequeño reinado de la antigüedad pasó alguna vez un sabio, que tenia la fama de resolver todos los enigmas que se le plantearan. El rey, que era un hombre de un gran temperamento, dominado de alguna manera por sus pasiones, lo mandó llamar y le pidió que le diera una fórmula para la felicidad. Entonces el sabio se retiró algunos meses hasta que volvió al reino, y le regaló al rey un anillo; junto con el anillo le regaló también la consigna de que leyera una inscripción interna (un pequeño letrero que sólo el rey podía leer) en los momentos de mayor euforia, de mayor éxito, así como en los momentos de mayor amargura, derrota y depresión. La gente empezó a notar que el rey en sus mejores y peores momentos miraba a su anillo y leía aquella inscripción interna y que con el paso del tiempo esa costumbre lo había transformado en un hombre mas sabio y justo, con mucha mayor capacidad de gobernar sanamente, aquella comunidad. Trascendió incluso en el reino que en la inscripción interna del anillo del rey había solamente tres palabras. Cuando murió el rey los habitantes del reino quisieron saber cual era la inscripción que había transformado la historia del rey y de alguna manera la de ellos también. Fueron a ver el anillo y en su parte interna encontraron escritas estas tres palabras: «esto también pasara». Estas palabras, en los momentos de mayor euforia y triunfo significaban para el rey la posibilidad de poner los pies en la tierra, así como en los momentos de dolor se transformaban en un símbolo de esperanza. En unos y en otros momentos le significaron la posibilidad de mirar hacia adentro y, desde el sentido del éxito interno, la ansiada fórmula de la felicidad.

Solo una frase pequeña llena de sabiduria, podrá cambiar un corazón triste, y convertír una vida feliz.

Busquen el reino de Dios por encima de todo lo demás, y él les dará todo lo que necesiten. »Así que no se preocupe, pequeño rebaño. Pues al Padre le da mucha felicidad entregarles el reino. (Lucas 12:31-32).

Una sonrisa en medio de la adversidad, es el mayor consepto de felicidad interior, reflejada en su exterior.

ORACIÓN .

Señor Dios. Consedeme la capacidad de poder entender el verdadero consepto de la felicidad, saber que tú nos das la paz y llenas nuestro corazones de alegría, para ser expresada en desde nuestro máximo potencial, del interior hacia fuera. Amén.

Compartir:

Deja un comentario